Ficha:

  • Nombre: Udalaitz (1117m.)
  • Situación: Valle del Deba. Sierra de Udala
  • Punto de partida: Barrio de Udala. Mondragón. Guipuzcoa.
  • Desnivel: 617 m. desde el Barrio de Udala
  • Duración: 4,89 km. ida y vuelta. 3 horas.

Thumbnail image


  • Mapa de situación:

{mosmap lat='43.090010'|lon='-2.513670'}

  • Descripción:

Pocos valles tan atractivos y a su vez tan deteriorados en el País Vasco como el Valle del Deba. No se percata el pequeño arroyo Deba, que nace a la sombra del monte Elgueamendi, en las estribaciones de la sierra de Elguea, como a los 700 metros de altura, lo que se va a encontrar aguas abajo en su fragorosa bajada por la vertiente norte de la sierra, hasta terminar en el océano. Aglomeraciones urbanas como, Escoriaza, Aretxabaleta, Mondragón vierten sus detritus al pequeño arroyo que no ha tenido tiempo de crecer y hacerse mayor. Pero si se levanta la vista a las alturas nos encontramos con sorpresas agradables para el montañero; peñascos increíbles, montañas abruptas que rozan el cielo con sus picos, hacen la corte al pequeño río que abajo en el valle apenas puede digerir la contaminación que soporta. Murugain, Udalaitz por la izquierda, Kurutxeberri, Orkatxategui por su derecha, vierten sus aguas al río Deba como para seguir ayudándole a soportar la densidad humana que le rodea.

Ya en Mondragón ascendemos al pequeño barrio de Udala, que da nombre a la peña que va a ser nuestro objetivo mañanero. Udalaitz, monte del dragón, se yergue altivo sobre nuestras cabezas como intentando poner orden en el conglomerado de cimas que le rodean. Solamente Anboto, a sus espaldas en el cercano valle de Atxondo, le supera en altivez y donosura. La dama de Anboto, Mari, tiene también morada en esta cumbre rocosa y agreste. Para los bellos amaneceres del duranguesado Mari prefiere su cueva de Anboto. Para sus atardeceres nostálgicos Mari prefiere su cueva de Udalaitz. Aparcamos en una amplia explanada del mismo barrio de UDALA en su parte alta y sin mas dilación emprendemos la subida hacia la cumbre. Tomamos un pequeño sendero en la explanada que en breve sale a una pista mayor y al punto DEPOSITO de aguas donde la pista tuerce a la derecha internándose en el bosque de encinos que cubre las faldas de la peña. Unos hitos nos van señalizando la andadura. Como a media ladera el camino sale del bosque y hace un CAMBIO de sentido comenzando a zigzaguear profusamente para hacer mas llevadero el fuerte repecho. Por el punto SUBIDA hay algún paso sin gran dificultad pero que obliga a ayudarse con las manos.

Con tiempo de heladas puede complicarse un poco. En breve llegamos a una amplia CANAL ascendente que nos da acceso a una planicie superior donde encontramos las RUINAS del antiguo santuario de el Salvador, que fue morada de ermitaños y gentes de Dios que huían del mundanal ruído para ir a refugiarse en las alturas de Udalaitz, como a los 1050 metros de altura. Una gran CRUZ a la izquierda nos anuncia el lugar santo. No se entiende como podían alimentarse diariamente a tal altura. Aunque como dicen los curas la fe mueve montañas, no sería precisamente la fe la que proveería el condumio diario de los eremitas, sino mas bien los aldeanos de los alrededores a lomos de mulas o burros; mas de un mulo rodaría pendiente abajo por los escarpes de la peña. Por la derecha de las ruinas tomamos las marcas que nos llevarán primero a la CUEVA de Mari y luego a la cumbre de UDALAITZ a los 1117 m., después de superar algún paso aéreo que complican un poco los últimos metros de la ascensión.

Se nos antoja que Mari tentaría a los eremitas vecinos de su cueva con sus sugerentes cánticos. Porque Mari no es una bruja, Mari es una bella dama.

  • Fotografías:

Adjuntos:
Descargar este archivo (udalaitz.zip)udalaitz.zip[Ascensión desde el barrio de Udala (Mondragón) (ozi)]1 kB
Volver