Ficha
  • Nombre: Mandoia (637 m.).
  • Situación: Sierra de Mandoia.
  • Punto de partida: Ermitabarri. Barrio de Zeberio (Zubialde). 
  • Desnivel: Unos 506 m. desde Ermitabarri.
  • Duración: 11,21 km. y 3,5 h.
Thumbnail image

  • Mapa de situación:

11.2 km, 00:00:00

  • Descripción:

De nuevo de espera en la esquina a las 8 horas de la mañana aguardando al colega que se retrasa. El día se presenta con nubes y claros sin amenaza de lluvia evidente. En el trayecto de búsqueda al otro compañero la policía municipal nos vuelve a parar por enésima vez para el correspondiente control de alcoholemia. No les valen nuestras pintas de montañero para darnos el pase. ¡Pues si hay que soplar se sopla!

Nuestro objetivo el valle de Zaberio (Zubialde) en la carretera de Miraballes a Castillo de Elejabeitia. Como a un km. del centro del pueblo en dirección a Castillo de Elejabeitia se encuentra el barrio de ERMITABARRI, cuatro casas y una enorme ermita que le da nombre. Lástima la mala conservación de la ermita, en total abandono. No les queda un duro a nuestras autoridades para remozar este precioso oratorio. ¡Tercermundistas!. Aparcamos en las inmediaciones de la ermita y tomamos por la carretera que por su parte derecha desciende hacia el río Zeberio. En pasando el río la carretera va ascendiendo ligeramente siguiendo otro arroyo que baja alegre de las faldas de nuestro objetivo, el monte Mandoia. Tomamos por la tercera bifurcación a la izquierda en el punto CRUCE, junto a una casa Errota, antiguo molino fluvial. La carretera va ascendiendo fuertemente hacia diversos barrios, Amezta, Uribarri, Larranbide, pequeños núcleos de caseríos que se acuestan plácidamente en las laderas. Sobre un primer cerro a nuestra izquierda la preciosa ermita de ANDRA MARI se asoma curiosa hacía el valle de Zeberio. Se recomienda su visita. Seguimos la remontada hasta el barrio de AMEZOLA, donde un enorme caserío porticado lo han trasformado en casa rural. Termina la pista asfaltada y tomamos por el camino que en dirección norte encara ya la montaña. Unas marcas nos señalan el camino. En un recodo un espectáculo difícilmente repetible llama nuestra atención: Como un centenar de enormes buitres se hallan posados en árboles y montículos en la parte alta del barranco conocido como Lekubaso. Da la impresión de que el lugar ha sido convertido en buitrera, a fe de los numerosos restos de carnaza que se ven por la zona. Nuestra presencia no es bien recibida por los alados carroñeros, pues rápidamente se lanzan al vacío desplegando su enorme envergadura de unos dos metros.

Continuamos la ascensión hacia el punto COLLADO. Un poste direccional en este punto nos indica el camino de descenso hacia Usánsolo y nos encamina hacia nuestro objetivo. Tomamos a nuestra derecha ya en plena ascensión a la cumbre del MANDOIA, a la que llegamos como en unos 20 minutos desde el poste de señales. Un momento de sol ya en la cumbre nos permite disfrutar del paisaje, mientras en nuestro elevado observatorio desenfundamos nuestros bokatas y a trago limpio vamos dando buena cuenta de lo que nuestras respectivas señoras han tenido a bien en prepararnos. ¡¡¡Todo rico, rico, rico…!!! La vuelta desandando lo andado.

  • Fotografías:

contentmap_plugin

Comentarios:

Volver