Ficha:

  • Nombre: Azkonabitza (728 m.), o Azkonabieta.
  • Situación: Montes de Elgueta (Guipuzcoa)
  • Punto de partida: Km. 8 de la carretera GI-2639
  • Desnivel: 165 m.
  • Duración: 13,75 km. y 4 horas.
Thumbnail image

  • Mapa de situación:

13.4 km, 00:00:00

  • Descripción:

La sequía sigue impenitente azotando nuestra tierra. Esta salida que pasamos a comentar es de las pocas veces en que uno vuelve a casa sin barro en las botas. El campo se muere de sed…y estamos en febrero-08. Nos dirigimos a los montes que rodean la localidad guipuzcoana de Elgueta. Como subida en un alto a unos 460 m. sobre el nivel del mar y a unos 300 m. sobre Bergara, Elgueta se despierta con una luz difusa provocada por una neblina que lo envuelve todo. Es como una calima, arena en suspensión traída por el fuerte viento sur que lleva horas soplando.

Apenas se dibujan los contornos de los montes y las sierras próximas se difuminan en el paisaje. Mal día para el fotógrafo. Ni un alma en Elgueta cuando pasamos por debajo del pintoresco arco que soporta a una edificación de su plaza. El arco se ha quedado pequeño para el tráfico que le toca soportar. Pasado el arco tomamos a derecha hacia Eibar y nos detenemos poco antes del km. 8 en el puerto de KARABIETA a 563 m. de altura. Tomamos a nuestra derecha por la pista asfaltada que va ascendiendo hacia el monte Azkonabitza donde las necesidades de progreso y comunicación nos han colocado una enorme antena. Como un km. y medio nos cuesta superar la cumbre del AZKONABITZA y ponernos a cobijo de sus antenas. No es un monte bonito pero las vistas que nos ofrece son singulares, no para un día como hoy en el que toda la belleza queda difuminada por la luz difusa.

Entre la calima queremos ver en dirección oeste las cumbres de los Intxortas, donde nuestros abuelos se frieron a tiros en la gran guerra. Descendemos de la cumbre erizada de antenas para dirigirnos al monte GALDARRAMUÑO. Un enorme caserío, ARRAOZ, nos sale al paso recostado en la ladera y nos orienta hacia esta cumbre de segunda división pero que nos ofrece unas bonitas vistas sobre el valle de Eibar. El viento apenas nos deja poner en pié ,como si las fuerzas de la naturaleza se conjurasen para hacernos retroceder a nuestro punto de partida. Pero seguimos adelante. Es un viento sur que te vuelve loco por su fuerza y su temperatura. Desandamos hacia el monte TRANKU de 645 m. y tomamos el cordal que en dirección sureste va pasando por los montes GAZTANDOLAKU Y GARBE. Se recomienda hacer las cumbres mencionadas y no empeñase en descender por la línea de los collados sino volver a tomar el camino principal que discurre por la vertiente derecha en el sentido de la marcha. Si nos empeñamos por las lomas la naturaleza se nos traga. Son montes sucios y sin buzón salvo el último, el monte GARBE, que tiene un buzón en forma de caserío totalmente oxidado. Hemos descendido a los 513 m. y debemos remontar de vuelta hasta los 650 m. a la base de Azkonabitza. Tomamos por su derecha en la bifurcación para evitarnos pasar de nuevo por la cumbre. Llevamos unos 13 km en las botas y ya nos sentimos zurrados.

Llegamos al coche sobre la una del medio día, justo a tiempo para en Elgeta tomarnos un refrigerio en compañía de las gentes del pueblo que a esa hora toman su aperitivo. En un lateral de la plaza leemos la placa conmemorativa de la fundación de la Federación Vasca de Montaña, allá por 1926. Hace ya un porrón de años. Las cumbres de Udala y Anboto se desdibujan a lo lejos cuando abandonamos Elgueta.

Los montañeros de ahora creemos descubrir montes que ya nuestros abuelos patearon hace muchos años. Pero la montaña siempre ha tenido y tendrá un poco de aventura personal, por muchos años que pasen.

  • Fotografías:

contentmap_plugin

Comentarios:

Volver