Ficha:
  • Nombre: Landarraitz (824m.)
  • Situación: Sierra de Satui. Entre los valles de Antzuola y Oñati.
  • Punto de partida: Barrio de Garibay. Junto al caserío Dolaretxe y transportes la Oñatiarra.
  • Desnivel: 614 m.
  • Duración de la travesía: 13,16 km. ida y vuelta y cuatro horas.
  • Cartografía: IGN-88-III
Thumbnail image


  • Situación:

13 km, 06:35:37

  • Descripción:

Nos dirigimos a los montes de Satui, esta mañana demasiado cálida para el mes que transcurre. Estamos a finales de Abríl-08. Entre los valles de Antzuola al norte y Oñate al sur el cordal de Satui nos ofrece unas cuantas elevaciones entre los 800 y 900 metros que justifican una salida mañanera. Toda la sierra de Satui es en si misma un magnífico observatorio de las elevaciones de la sierra de Aitzkorri y de sus derivaciones, sierra de Aloña, Orkatxategui y Kurutxeberri. Aparcamos en el barrio de Garibay, pasado el barrio de Zubillaga, en dirección a Oñate, junto al caserío Doraletxe y junto a la empresa de transportes La OÑATIARRA. Tomamos por la pista asfaltada que llevando el arroyo a la derecha asciende por el valle de Irabiarza hasta que en el punto CAMBIO de vertiente pasa al valle del Duruarán. La vertiente sur de la sierra de Satui la forman numerosos y profundos valles que caen desde las alturas de los 800 metros hasta el nivel bajo del valle de Oñate. La pista asfaltada sigue ascendiendo en dirección noreste hacia el enorme CASERÍO de Gorobiscar-Bekoa. En pasando este caserío la pista, después de unas revueltas, nos lleva a la ERMITA del Sagrado Corazón, escondida en el hayedo como a 650 m. de altura. Situados en la ermita no tomamos ni a izquierda ni a derecha por las pistas, sino de frente por el hayedo para en unos minutos encontrar una pista superior que nos llevara al punto COLLADO de Madarizelay. Del collado a nuestra derecha, siguiendo la conducción de gas en algunos tramos, como en 20 minutos alcanzamos la cumbre de LANDARRAITZ de 824 m. de desnivel. Volvemos sobre nuestros pasos descendiendo tranquilamente por el valle de Duruarán. Recordamos como en alguna ascensión anterior a Landarraitz la Ermita del Sagrado Corazón se llenaba de fervorosos caseros que acudían a misa de doce. Son las doce cuando pasamos ahora por ella y su campana está muda. Nos hay misa en su interior. Nadie ha acudido a la cita dominical. Corren malos tiempos para los fervores y las plegarias. Los curas se han hecho demasiado viejos y los creyentes se han enfriado. No hay relevo generacional en la profesión sacerdotal.

  • Fotografías:

contentmap_plugin
Volver