Ficha:

  • Nombre: Hirumugarrieta (1430m.). o Intzeko Torrea. Beloki (1277m.).
  • Situación: Sierra de Aralar. Navarra.
  • Punto de partida:  Guardetxea o Casa Forestal. Carretera de Lecumberri a San Miguel de Aralar.
  • Desnivel: 400 m.
  • Duración: 17 km. y 4,30 horas.
Thumbnail image

 


  • Mapa de situación:

16.9 km, 00:00:00

  • Descripción:

Para sorpresa nuestra, y como excepción a este fresquito verano que llevamos, la mañana se presenta soleada y clara. Cuando abandonamos Vitoria a las 7,30 horas de la mañana, todavía las últimas nieblas de la noche cubren la ciudad. La Barranca se presenta espléndidamente iluminada por un sol recién nacido de entre las cimas del monte Erga, que cierra al fondo el valle. En Huarte Araquíl tomamos la pista de cemento que asciende al Santuario de San Miguel, en la Sierra de Aralar. Aparcamos en GUARDETXEA y comenzamos nuestra andadura por la pista empedrada que se dirige a los rasos de PAGOMARI. La mañana es fresca y agradable y el paseo bajo las hayas nos va abriendo poco a poco hasta los últimos poros de nuestra piel. Ya en los altos de ERRENAGA, libres de las sombras del hayedo, Aralar, sus altos y sus campas, se nos ofrecen como recién estrenadas; como si no hubiesen pasado por ellas miles de años de pastoreo y  nomadismo. Tenemos la intima impresión de que somos los primeros visitantes de un paraje tan prodigioso; como si lo estuviésemos descubriendo nosotros en ese momento.

Dejando Igaratza cerca a nuestra izquierda vamos atravesando la campa cimera de la sierra en dirección a los altos de las Malloas, y a su punto mas elevado el Hirumugarrieta. La ascensión se presenta clara por las lomadas de Gorostiaga y Otsoleize. Pasados los puntos ASCENSO1 y ASCENSO2 la cima de HIRUMUGARRIETA con sus 1430m. de altitud está al alcance de nuestros pasos. El valle del Araxes y sus pequeños pueblos de Azcárate, Gainza, Inza etc.etc. dormitan abajo todavía en una mañana dominical envuelta en brumas y silencios. Frente a nosotros los farallones verticales del Balerdi caen vertiginosos hacia el valle. A nuestra izquierda el monte Txindoki apenas consigue elevar su cumbre por encima de los altos de Gambo y Aldaón. Aprovechamos el relax de la cumbre para reponer fuerzas con algo de fruta y un trago de agua, no sin añorar los bokatas y el largo trago de rico, rico, rico tinto que solemos trapiñar en época invernal. Volvemos sobre nuestros pasos de nuevo a la campa central de la sierra, dirección este hacia el Beloki y Txemiñe. Un precioso cañaveral nos anuncia la presencia de la balsa UNAKOPOZUA a cuya vera un enorme rebaño de ovejas, blancas como copos de nieve, pasta ajeno a nuestra presencia. Pero desgraciadamente no todo es bucolismo y vida salvaje en Aralar. Una enorme pala escavadora nos corta el paso por el menudo sendero de la sierra, y en el centro mismo de las campas. La presión de los vehículos motorizados ha llegado también a Aralar. La senda central de la sierra se está habilitando para el paso de los todoterreno de los pastores, que se hunden en el barro en tiempo lluvioso. Detrás de los todoterreno vendrán los automóviles y los domingueros con sus tortillas de patata y sus bolsas de basura; y los mil años de vida pastoril y de quietud serán engullidos en quince días por el desequilibrio insostenible. Dejamos atrás la escavadora y nos dirigimos hacia la cumbre del BELOKI desde la que contemplamos otros rincones de la sierra escondidos a las miradas del Hirumugarrieta. La pirámide del Tuture se yergue altiva en el mismo cortado de la sierra y toda ella respira primavera y verdor.

El avance del verano no ha agotado de momento la policromía de la sierra. A finales de Julio es primavera en Aralar. Tomamos dirección sur por el barranco Mugardi entre el Beloki y el Txemiñe y como en media hora salvamos la distancia que nos separa de la CARRETERA que subiendo de Lecumberri nos lleva a GUARDETXEA.

  • Fotografías:

contentmap_plugin
Volver