Ficha:
  • Nombre: Porracolina (1414m.).
  • Situación: Sierra de Porracolina. Montes de Cantabria.
  • Punto de partida: Bustablado. Zona de Arredondo. Cantabria.
  • Desnivel: Unos 1200 m. desde Bustablado.
  • Duración de la travesía: 5,30 horas ida y vuelta desde bustablado. Unos 16,2 km. de travesía total.
     
Thumbnail image

 

  • Mapa de situación:

15.9 km, 00:00:00

  • Descripción:

En la primera curva que describe la carretera de subida al portillo de las Alisas desde Arredondo surge el desvío hacia el pueblo de BUSTABLADO. De aquí parte una de las subídas clásicas al monte Porracolina (1414m.). La mañana destila una lluvia fina cuando aparcamos en el barrio de la Iglesia, en la parte alta del pueblo. El cambio climático que nos afecta nos depara una mañana húmeda y fría, como muchas mañanas de las que se viven en los monte de Cantabria, incluso en los primeros días de Julio. Este año, para llevar la contraria a los agoreros del cambio climático, el verano se resiste a aparecer, como ha pasado en incontables ocasiones en años anteriores. Tomamos el camino del cementerio que dejamos a nuestra izquierda y seguimos por el SENDERO que se encamina en dirección sur hacia la zona de La Mazuela. Unas marcas de GR nos confirman nuestra andadura. También podíamos haber tomado la pista que une Bustablado con Calseca y seguirla hasta el término ESPINAJONES, pero preferimos el sendero por el intrincado bosque que cubre la zona. Al poco de la ascensión por el sendero salimos a la PISTA mencionada, que seguiremos un pequeño trecho hasta el punto SENDA donde volvemos a retomar el clásico sendero de ascenso. Las marcas nos vuelven a acompañar en la fuerte ascensión hacia Los Machucos. Superamos un promontorio que se asoma al valle, conocido como PUNTA DEL AIRE y seguimos nuestra ascensión hacia la CABAÑA DE MANOLO, un lugareño que hemos visto en el pueblo y que apenas acierta a ponerse derecho. Los muchos años de cortar helechos por las pindias laderas de la zona le han dejado doblado como un junco. Seguimos por el sendero sube que sube hacia las numerosas bordas que jalonan los variados prados. Cada borda se ve acompañada por un fresno que le da sombra y la protege de los rayos y posibles incendios. La niebla que cubre la zona concede a estas chabolas un cierto alo de misterio y encanto. Volvemos a tocar la pista asfaltada en el punto ESPINAJONES (ESPINA ABEJONES) según nos explica Daniel, un amigo oriundo de Bustablado que nos acompaña en la ascensión y que nos hace de guía, en medio de la cada vez mas cerrada niebla). En la hoya del Bucebrón nos topamos con Hilario que pasa la mañana cuidando de las vacas que pastan plácidamente en la zona, ajenas al txirimiri que no deja de caer desde que salimos del pueblo. Él nos encamina hacia la CANAL que nos llevará al alto de la PORRA de Hormigas, ya debajo del Alto de Pepiones. Superado el collado de la Porra seguimos el sendero que se va encaramando por la ladera derecha de Pepiones hasta el collado y de aquí en unos quince minutos al PORRACOLINA. Cuando hacemos cumbre nuestras botas están completamente caladas, y con el paraguas apenas podemos guarecer la parte superior de nuestro cuerpo del azote del viento cargado de lluvia que se ha adueñado de la parte alta de la montaña. Emprendemos rápidamente la vuelta al pueblo pues nos encontramos completamente calados y la estancia en la cumbre no nos proporciona mas que frío y mas lluvia. En el punto ESPINAJONES volvemos a tomar la pista que viene de Calseca y por ella, sin mas dilema, nos encaminamos al pueblo. Nuestros pies chapotean en un verdadero charco de agua, que es en lo que se han convertido cada una de nuestras botas. Ya de nuevo en Bustablado nos vemos obligados a cambiarnos hasta de ropa interior. Una mojada de las que hacen época, y sin apenas haber podido disfrutar de las bellezas que proporciona la ascensión descrita. ¡Que dura es la vida del montañero! Agradecemos a Daniel su compañía y las explicaciones con las que nos regaló durante la travesía.

Fotografías:

 

contentmap_plugin
contentmap_module

Comentarios:

Volver