Ficha:

  • Nombre: Peña Tobía (1040 m.), Peñalba (1180 m.)
  • situación: Sierras de la Demanda.
  • Punto de partida: Tobía. La Rioja.
  • Desnivel: 520 m.
  • Duración: 10 km. de travesía y 3,30 horas.
  • Cartografía: Topo Spain.
Thumbnail image

 


  • Mapa de situación:

9.7 km, 04:10:06

  • Descripción:

Las razones para visitar la Rioja son como Dios: si no existieran, habría que inventarlas. Pero el caso es que existen y son muchas. De esta tierra brotan por dondequiera manjares y peñascos que a los “trotamontes” hacen que se nos haga la boca agua y las botas… yo que sé. Los productos que crecen de esta tierra, que a primera vista en apariencia puede parecer yerma y baldía pero que es más fértil que las más fértiles de las tierras, están jalonados con los sinsabores de la historia. Tanto es así que cada vez que comemos unos caparrones de Anguiano hagámonos a la idea de que pasean por nuestro paladar aromas con más de dos mil años de historia. Este guiso de color rojizo, como la tierra en la que crece, mezcla de caparrón y chorizo picante, presta a las piernas su energía para recuperarse de la fatiga de recorrer el lugar de donde brotó. Si ya la cosa se riega con un buen vino es para cagarse y no menearse:

A La Rioja voy,

¡qué triste estoy!

De La Rioja vengo...

¡que pedo tengo!

Pero… hagamos un esfuerzo… y  dediquémonos al monte. Porque quien quiera para visitar La Rioja una razón, si bien no le vale como disculpa el vino y el caparrón, que no sea para él la Sierra de la Demanda  peor justificación. En la zona más norte y oriental de la Sierra de la Demanda crecen junto al río Najerilla unas peñas que toman nombre del pueblo que cobijan bajo sus paredes: las peñas de Tobía. La estructura singular de estas moles calcáreas, únicas en toda la sierra en composición y estructura, nos recuerdan a los arrogantes mallos de Riglos. Junto a estas peñas, unido por el collado Londeras, se encuentra el monte Peñalba, de estructura completamente distinta pero accesible también desde el mismo collado, lo que permite ejecutar la ruta de forma circular.
La ruta que aquí se describe comienza desde Tobía. Allí se deja el coche y se atraviesa el pueblo hasta llegar a un pequeño puente que cruzamos sobre el río. La ruta sigue desde aquí por un camino bien marcado y sin posible perdida por el barranco de Entrepuerta, bajo las paredes de las Peñas de Tobía. Las formas de atacar desde aquí el monte Peñalba son múltiples, algunas con cierta dificultad por la inclinación y lo pedregoso del terreno, pero nosotros nos decantamos por la más fácil y larga que enfila en dirección opuesta al collado Londeras y que recorre todo el circo por su parte alta ya que sabemos nos asegura buenas panorámicas de las peñas y de Tobía a vista de pájaro. La subida final a la cima no tiene dificultad pero es aérea, por lo que no está de más extremar las precauciones, sobre todo, con lluvia o nieve. La primera cumbre de la ruta ya ha sido conquistada. De ella tomaremos la bajada directa hacia el collado Londeras. El descenso se realiza por roca descompuesta, el camino no está marcado y en algunos momentos tiene patio, por lo que habrá que echar el culo al suelo y caminar con tiento. Durante toda la bajada, si el día es claro, podremos ver el camino que asciende desde el collado hacia Peña Tobía y también la pista por la que nos dirigiremos, tras hacer nuestra segunda cima, hacia Matute. Alcanzado el collado, la subida a Peña Tobía es corta y sin pérdida pero será la parte más “comprometida” de nuestra ruta. Aquí habrá que echar las manos a la roca y caminar por ella en tramos cortos pero delicados. Aunque no tienen mucha dificultad, el “patio” y la calidad de la roca, sobre todo para el descenso, hacen que se deba considerar dos veces en función del tiempo y la experiencia de cada cual. Tras bajar de la segunda cima, otra vez en el collado, sólo queda seguir la pista que zigzaguea hasta Matute y de allí coger la carretera hasta Tobía.

  • Fotografías:

contentmap_plugin
contentmap_module

Comentarios:

Volver