Ficha:

  • Monte: Peña Ubiña (2417m).
  • Situación: Montes de León. Cordillera Cantábrica.
  • Punto de partida: Torrebarrio (León). Zona de Babia
  • Desnivel: 1217m. aprox.
  • Duración: 5 horas ida y vuelta.
  • Dificultad: Media en tiempo seco y soleado. Alta con lluvia, nieve o hielo.
Thumbnail image

  • Mapa de situación:

5.2 km, 00:06:34

  • Descripción:

Explotaba en los aires el cohete sanferminero cuando nos dirigíamos hacia los montes de León. 6 de Julio del 2003. Después de años de pensar en Babia, por fin íbamos a poner los pies en Babia. Mientras el Rey Leonés pasaba el verano en la comarca de Babia, los cortesanos hacían lo que les venía en gana. El rey estaba en Babia. De ahí el dicho.

El día 7 de Julio, de madrugada, dejábamos León capital en dirección al pantano de Billablinos, y de aquél a la izquierda hacia San Emiliano, en plena comarca de Babia. Algún rayo de sol asomaba tímido tras los peñascos cuando entrábamos en el pueblo de TORREBARRIO, como a mil doscientos metros de altura. El día se presentaba soleado, pero la mañana era fría a esa altitud. Aparcamos en el pueblo y de inmediato tomamos la PISTA que en dirección este asciende hacia las caídas rocosas de la vertiente oeste de Peña Ubiña. Pasamos los puntos GAMONAL Y AGUILA en ascensión suave, a la sombra del gigante que pretendemos dominar. Tres perros nos acompañan desde el pueblo, ansiosos del preciado tesoro que han olfateado en el fondo de nuestras mochilas. Llegamos al punto CRUCE donde nos encontramos una tablilla con indicación de marcas a nuestra derecha que tomamos. Es un camino de ovejas que apenas hiere la tierra, pero bien marcado con pintura en las rocas, no recuerdo si amarilla o roja. Seguimos ascendiendo por terreno despejado y con la compañía de los tres mansos perros pasamos los puntos CUETOSVALLINAS  en dirección al collado EL ROZON. Peña Ubiña, ovina en orígen, se despereza incrédula ante la presencia de dos pastores sin ganado y con canes que merodean por sus faldas.

Del collado El Rozón tomamos dirección norte dejando la peña Carba a nuestra derecha en dirección al punto ASCEN1 donde un gran hito nos marca el comienzo de la ascensión a la peña. Dos de los canes se dan media vuelta en vista de lo infructuoso de su esfuerzo. La ascensión está bien marcada a partir de este punto pero no por ello el esfuerzo para superar los desniveles es menos exigente. Pasamos el punto ASCEN2 por terreno muy abrupto; a veces nos hemos de valer de nuestras manos para superar los desniveles rocosos. El único perro que nos acompaña jadea y babea fuertemente pero no desmaya. Vamos en dirección a la cresta. Pasamos ASCEN3 ya en plena arista y después de superada la falsa cima CRESTA, llegamos sin dificultad a la cima PUBINA. Nuestro almuerzo es frugal; lo constituyen únicamente naranjas y manzanas. El exhausto perro que nos ha acompañado da buena cuenta de las mondas de las naranjas y manzanas. Le ponemos agua en la escudilla de la cantimplora que hace de buzón, y el perro la absorbe en un plis plas. En la cima coincidimos con dos señoras de un club montañero de Mieres que nos cuentas sus andadas por Alpel, Pirineos, Picos etc. Han subido a la cima sin esfuerzo aparente. Los 65 años con que cuentan apenas hacen mella en la serena belleza de su cara curtida por vientos serranos. Quede aquí nuestra admiración por ellas.

Descendemos sin dificultas desandando los riscos con el perro en avanzadilla. Son sobre las dos de la tarde cuando llegamos a Torrebario  y nuestros estómagos exigen su diario tributo. Mi compañero, a la entrada del pueblo comete la torpeza de pisar al perro en una pata, y este desaparece de nuestro lado aullando sin despedirse. En San Emiliano damos buena cuenta de un soberbio cocido babiano, de garbanzos de la tierra por supuesto, que nos repone del esfuerzo de Peña Ovina.

Fotografías:

contentmap_plugin
contentmap_module

Comentarios:

Volver