• Nombre: Santa Cecilia (1120 m.).
  • Situación: Sierra de la Magdalena. Montes de la Peña.
  • Punto de partida: Anzo. Valle de Mena. Burgos.
  • Desnivel: 640 m. de desnivel desde Anzo.
  • Duración: 7,4 km. de travesía y unas 4 horas.
  • Cartografía: Topo Spain.
Thumbnail image

  • Mapa de situación:

 

7.4 km, 00:00:00

  •  Descripción:

Bajo los cortados de la sierra de la Magdalena o montes de la Peña y entre los portillos de Tablas y Avellaneda se encuentra la enorme cueva de Santa Cecilia, visible desde algunos puntos del valle de Mena. En realidad se trata de un refugio de ganado, pues la anchura de la entrada de la cueva da para varios rebaños en tiempos revueltos. Ningún motivo religioso en la cueva nos recuerda el nombre de Santa Cecilia, patrona de los músicos, bajo cuya advocación se encuentra. Desconocemos el porqué de ese nombre.

Desde el pueblo de Anzo, en el valle de Mena, tomamos dirección a los escarpes rocosos de la sierra por pista cementada que pronto cambia a pista de tierra, dirección sur ligeramente escorada al oeste. En pasadas las últimas casas y granjas del pueblo la pista tuerce ligeramente al oeste para ir en busca del gran cortafuegos que se abre entre el bosque dirección a la cueva, que ya se divisa al final de las hayas. Un diminuto sendero a nuestra derecha nos sacará del cortafuegos y ascendiendo entre las hayas describiendo grandes curvas nos volverá de nuevo a la parte alta del cortafuegos donde un gran hito nos marca la ascensión. Comenzamos ahora una ascensión penosa por terreo sucio y dificultoso, un karst lleno de piedras y hierbas altas, guiándonos en nuestra ascensión por la situación de la cueva, que hemos visto desde el valle.

El terreno se empina fuertemente y la hierba en ocasiones nos supera la cintura. Con paciencia accedemos a la entrada de la cueva, desde la que contemplaremos a placer todo el valle de Mena y la sierra de Ordunte al norte del valle. Tanto la cueva, llena de estiércol de los rebaños, como el talud por el que hemos ascendido es terreno abonado para garrapatas, chinches, piojos, y demás parásitos del ganado. No ascender en pantalón corto. De la cueva tomamos el sendero que por debajo del cortado y en dirección oeste se encamina al portillo de Avellaneda. Nuestra intención es ascender por él al Tres Dedos. Situados a la entrada del portillo divisamos las dos chimenas a izquierda y derecha que descienden desde las peñas. De acuerdo con lo leído tomamos la de la derecha, y por el cauce del arroyo seco y agarrándonos como podemos a las hierbas vamos ascendiendo la chimenea. Como hacia la mitad de la misma desistimos de continuar pues la chimenea se empina y apenas ofrece agarres fiables. Descender lo subido nos pone en situación de riesgo límite.

No aconsejamos la subida de este portillo si no se tienen conocimientos de escalada y no se lleva algún material que nos ayude en la ascensión.

Retrocedemos camino de la cueva y volvemos a descender el sucio talud que nos llevará al cortafuego. Una ascensión a olvidar.

  • Fotografías:

 

contentmap_plugin
contentmap_module

Comentarios:

Volver