Ficha:

  • Nombre:Morra de Lechugales (2441 m), Silla del caballo cimero (2436), Pica l’ Herru (2423), Pico del Grajal de arriba (2349m) y Pico del Grajal de abajo (2208m).
  • Situación: Macizo Oriental Picos de Europa
  • Punto de Partida: parking Jitu Escarandi (Carretera Sotres - Tresviso) (1253m)
  • Distancia: 18 km.
  • Desnivel: 1400 m
  • Dificultad técnica: difí
  • Duración: 7.30 h.
  • Cartografía: Picos de Europa Macizo de Andara
Thumbnail image

  • Mapa de situación:

17.6 km, 07:20:26

  • Descripción:

Ruta de gran belleza que recorre las más altas cimas del Macizo Oriental o de Andara del Parque Nacional Picos de Europa. La ruta, como es habitual por estos macizos, re-quiere de confianza y experiencia en montaña y no es aconsejable acometerla con tiempo dudoso.

La ruta comienza en el parking de Jitu Escarandi, en la carretera que une las localidades de Sotres y Tresviso, desde donde parte una pista que asciende hasta el Casetón de An-dara. Desde aquí un camino muy pisado y marcado con hitos asciende hacia el collado del Mojón donde haremos nuestra primera cima, el Pico del Grajal de Abajo. Ya sin perder altura continuaremos por los hitos que, casi por el cresterío y rodeando el Hoyo del Evangelista, discurre hacia el Pico del Grajal de Arriba y, tras él, la Pica l’ Herru.
Desde la Pica perderemos algo de altura para ponernos en el pequeño collado que une la Silla del caballo Cimero y la Morra de Lechugales. Esta parte es fácil de seguir y hacer gracias a los hitos pero con niebla y roca resbaladiza se puede volver muy complicado ya que hay que ir constantemente apoyando las manos en la roca.
Nos dirigimos primero a la base de la Morra de Lechugales donde vemos el famoso paso (III-) que hace que conseguir la cima sea sólo apto para aquellos con experiencia y cierta valentía. En nuestro caso había puesta una cuerda con varios nudos que sirve de gran ayuda para la subida y mucho más para la bajada. Aunque el paso, de unos 4 metros, es relativamente fácil de subir, es bastante más difícil de destrepar ya que tiene una pequeña panza que no permite alcanzar ni ver con facilidad los apoyos para los pies. Siendo así, lo más sensato es agarrarse de la cuerda y “rapelar” el paso destrepando por la cuerda con las manos.
Ya pasado el apuro desandamos lo hecho para volver al collado anterior y recorrer la fácil cresta que se dirige hacia la Silla del Caballo Cimero.
Para bajar decidimos descender por una larga pedriza hasta el Hoyo del Evangelista y así ahorrarnos el lento avance por la cresta. Nos juntamos con el mismo camino que traíamos a través de una canal pedregosa que resulta evidente desde la cima.

  • Fotografías:

contentmap_plugin
Volver