Ficha:

• Nombre: Picos Infiernos (3083m)
• Situación: Valle de Tena.
• Punto de partida: Balneario de Panticosa.
• Duración: 15km y 10 horas.
• Desnivel: 1400m
• Cartografía: Topo Pirineos

Thumbnail image

  • Mapa de situación:

14.1 km, 11:29:08

  • Descripción:

Desde que hace unos años contémplanos la marmolera de los Infiernos desde la cima del Garmo Negro supimos que algún día recorreríamos su cresta. La agreste silueta y los colores de los picos han ejercido siempre una fuerte atracción por

La ruta comienza en el parking del Balneario de Panticosa. Aquí dejamos el coche y nos dirigimos por el camino que asciende hacia el refugio Bachimaña. Desde aquí la ruta será una sucesión de ibones que nos acompañarán hasta el cuello del Infierno. Primero, el ibon de bachimaña, que flaqueamos por su izquierda; segundo, los ibones azules que bordeamos por el este; y, por último, el Ibón de Tebarray, en el Cuello del Infierno, desde donde ya comenzamos la ascensión de los contrafuertes pedregosos que nos llevará hasta el primer Infierno y la vistosa cresta que encamina hacia los otros dos.

La parte desde el cuello hasta el primer infierno es la más complicada de la ascensión (evitar con nieve si no se dispone de material adecuado). Sin ser complicada, es una ruta aérea en la que hay que pasar varias trepadas de grado 2. Recorremos el flanco oeste de la cresta que cae vertiginosa a nuestros pies hasta el glaciar. Como telón de fondo la silueta del Garmo Negro y, más allá, el omnipresente Midi D’ossau.

Coronado ya el primero recorremos la cresta que nos lleva al segundo infierno. Pasado lo anterior la cresta no debiera suponer mayor problema: es suficientemente ancha en su gran mayoría excepto un par de pequeños destrepes fáciles.

Entre el segundo y el tercer Infierno baja la ruta hacia el Collado de Pondiellos. Por aquí discurre un corredor (45º) que si hay nieve se puede destrepar o, como alternativa, justo a la derecha están “las terrazas”: una serie de balcones de piedra descompuesta que podemos ir destrepando hasta la base misma del corredor. Como antes, sin tener mucha complicación, son aéreos en algunos momentos y conviene estar ducho en este tipo de destrepes para disfrutar de la bajada.

Ya en el collado de Pondiellos descendemos en dirección SE hasta el balneario por el pedregal que comparte ruta con Garmo Negro: un auténtico rompepiernas que, sumado a lo anterior, nos hará comprender de donde le vienen el nombre a estos picos.

  • Fotografías:

contentmap_plugin
contentmap_module

Comentarios:

Volver