Ficha:
  • Nombre: Unzillaitz (941m.).
  • Situación: Montes de Durango. En el parque de Urkiola.
  • Inicio: Mañaria (Bizkaia).
  • Desnivel: 670 m.
  • Duración: 4 horas y 7,4 km.
  • Cartografía: IGN_87-II
Thumbnail image

  • Mapa de Situación: 

7.2 km, 00:00:00

  • Descripción:

Las peñas de Anboto o peñas de Durango son motivo de admiración para todo viajero que descienda por la carretera del puerto de Urkiola hacia Mañaria. Las enormes moles calcáreas que van surgiendo a derecha de nuestro descenso, Anboto primero, Alluitx, Aitz Txiki, Unzillaitz, que constituyen lo que conocemos como Parque Natural de Urkiola,  son un verdadero reto para el montañero. Cuantas veces nuestra vista se ha colgado de los riscos cimeros de cualquiera de ellas, soñando con escapadas mañaneras lejos de las ciudades y de sus problemas. 

Esta vez escogemos para nuestra particular aventura la cima de Unzillaitz y por la ruta clásica que parte del pueblo vizcaíno de Mañaria. Aparcamos en el PARKING junto al frontón del pueblo y descendemos como unos 100 m. por la carretera en dirección a Durango para desviarnos a la derecha por una pista asfaltada que atraviesa el PUENTE sobre el río Mañaria. Una tablilla nos confirma la dirección correcta. Ascendemos por la pista asfaltada hasta que esta se convierte en sendero, ya rebasados los caseríos altos en el punto CASA. Seguimos ascendiendo en dirección sur y en el punto CRUCE tomamos a nuestra izquierda para superando fuertes desniveles encaramarnos al Collado Oraieta, en la misma arista norte. Nos produce escalofríos alzar la vista hacia la enorme ladera casi vertical, que nos separa de la cumbre. Lo ascendido hasta ahora es una broma en comparación con lo que nos queda. Las curvas de nivel se suceden una tras otra sin compasión, mientras abajo va quedando lejano el valle del duranguesado. Algunas hayas aisladas son nuestros únicos acompañantes en la ascensión. Procuramos no perder las marcas amarillas que balizan el diminuto sendero que la bota del montañero ha ido dibujando en su ascensión de años. Pero al final siempre el esfuerzo se ve recompensado por la cumbre. Y es que la cumbre de Unzillaitz es un verdadero regalo para la vista, que se pierde atónita en la contemplación de centenares de cumbres. Las brumas matinales todavía cubren a muchas de ellas que se confunden en un amasijo de luces y nieblas. Muy cerca de la cumbre, a mano derecha, comienza el descenso por la diagonal inferior, que tomamos. Se trata de una acusada brecha que cruza la peña de norte a sur para ir descendiendo desde los 941 m. de la cima hasta los 578 m. del collado de Elosu. La Gran Diagonal discurre paralela a la que llevamos y en un nivel superior. El sendero desciende pegado a la peña sin apenas espacio para el montañero. De uno en uno y sin empujarse. Con un mínimo de cuidado no hay ningún problema. Enormes pedrizas caen a nuestra derecha casi hasta el borde de la carretera. Ya en el Collado de Elosu tomamos a nuestra derecha el camino que desciende en dirección a la pequeña ermita de San Martín. No hacemos caso a la tablilla que nos indica dirección Mañaria y continuamos de frente en la dirección que traemos para como en unos 700 m. conectar de nuevo en el punto CRUCE con el sendero de la mañana y descender al punto PARKING sin problemas. Una caña en la Erriko Taberna y a remontar el puerto de Urkiola en dirección a la llanada alavesa.
El parque natural de Urkiola sería un espacio privilegiado si no fuera por el terrible cáncer que lo corroe. Dos enormes canteras horadan sin compasión las peñas de Unzillaitz por Atxarte y la Peña Mugarra por Mañaria. La cantera de Atxarte está parada, creo, pero la de Mañaria sigue comiéndose la peña sin compasión. Como comenta Javier Urrutia en su página de Mendikat, es el único parque natural en el mundo que permite una situación de este tipo. ¡ Perdón! Miento o no digo la verdad; hay dos canteras que se comen la peña Unzillaitz, una en su cara norte y otra en su cara sur. Otra cantera que se come Peña Mugarra en su arista sur, y otra cantera que devora la peña Arrietabaso muy cerca de Mañaria. No hay mas que asomarse a GOOGLE EARTH y comprobarlo: y posiblemente me dejo alguna...y eso sin ir hacia Lemona, que son las estrivaciones de la sierra de Aramotz. De algún sitio ha de salir el firme que cimente el TAV. El progreso tiene su precio.

  • Fotografías:

contentmap_plugin

Comentarios:

Volver