Ficha:

• Nombre: Bright Angel Trail
• Situación: Grand Canyon National Park, Arizona.
• Punto de partida: Bright Angel Trailhead – South Rim.
• Duración: 21km. y 8 horas.
• Desnivel: 900m
• Cartografía: Nacional Geographic.

Thumbnail image 


  • Mapa de situación:

20.7 km, 07:34:44

  • Descripción:

El río Colorado nace en las Montañas Rocosas del estado de mismo nombre para cruzar en más de 2300 km las grandes llanuras desérticas del suroeste de Estados Unidos y adentrarse en México hasta su desembocadura en el Océano Pacífico, Sonora.

Aunque su cauce crea espectaculares paisajes en todo su recorrido, es a su paso por Arizona donde la fuerza erosiva del río ha esculpido uno de los paisajes más célebres de toda la tierra: el Grand Canyon National Park. Aquí la poderosa combinación de los movimientos geológicos y el río han horadado la tierra con arrogante ingenio para crear un laberinto de cañones parapetados por grandes farallones rojizos, en los que la terrosa planicie desértica parece haberse desmoronado. El cañón se dilata hasta los 15 km de ancho y alcanza más de 1 km de profundidad.

Aunque la mayoría de los visitantes se conforman con entrever el Gran Cañón desde su parte superior (2000 m approx.), es en los varios “trails” que descienden hasta el cauce del río Colorado (1000 m approx.) donde se llega a comprender el cariz dramático y desolador de esta grieta perforada en la superficie de la tierra.

Uno de los trails más transitado es el Bright Angel Trail, que atraviesa el cañón cruzando el río. Si bien para realizar el trail completo, de south rim a north rim, es necesario obtener un permiso de acampada libre en el cañón y buscar transporte de vuelta, es posible en un solo día hacer gran parte del mismo, hasta el punto conocido como Colorado Plateau, y volver a ascender hasta el inicio. En función de la época del año es habitual soportar temperaturas superiores a los 40ºC (incluso más 50ºC en el interior del cañón) por lo que conviene madrugar para que cuando el calor golpee fuerte a mediodía nos encuentre ya de vuelta refrescándonos con una cerveza en una terraza junto al Kaibab National forest. Aunque la ruta puede resultar larga por la longitud y el desnivel a salvar, la disponibilidad de disponer de agua potable en varios puntos a lo largo del trail hace que sea el más visitado. Técnicamente no supone ningún problema y el camino está perfectamente marcado.
La ruta comienza en el Bright Angel Trailhead para descender suave pero sin descanso por una hendidura en el cañón. A medida que descendemos el paisaje va adquiriendo un cariz más desértico y desolador, los distintos colores de las rocas en las paredes del cañón nos permiten descifrar los diversos estratos geológicos que durante millones de años el río Colorado ha sacado a la luz. En el descenso encontraremos varias “rest house” con agua y sombra. Al final del descenso, cuando el caminante se encuentra en la base misma del cañón, el cauce de un pequeño río ha formado un oasis en medio del desierto que sirvió durante cientos de años de morada para los indios navajos (Indian Garden).

La mayoría de la gente se da la vuelta en este punto, sin embargo, resulta imprescindible adentrarse aún una hora más en el cañón y abandonar el Bright Angel Trail para dirigirse hacia el punto conocido como Colorado Plateau. El camino cruza el cañón por paisajes típicos, ya icónicos para todo nacido en el siglo XX, de oeste americano. Uno parece estar inmerso en una cabina de grabación de una película de John Ford, la retina se ve asaltada por planos de Sergio Leone y uno pareciera esperar que en cualquier momento comenzará a sonar el Ecstasy of gold. Queramos o no, parte de nuestros cimientos culturales y mitológicos fueron rodados en estos rasos, ya son parte de nuestra imaginería popular, y andar por ellos es ya no sólo un regocijo para la vista sino también para el alma misma.

Y, ya sí, llegamos al Colorado Plateau, donde vemos un cañón dentro del Gran Cañón, un cañón que por sí sólo pudiera ser catalogado como una joya de la naturaleza, por el cual discurren, cientos de metros más abajo de donde nos encontramos, las aguas turquesas del río Colorado. Difícilmente se borrará esta imagen de la retina de quien la admire, la recordará para toda la vida; cierto que se tornará imprecisa a medida que pasen los años, pero más cierto es que se tornará también más completa, porque hay momentos, que se pueden llegar a contar, que se quedan bien dentro y permanecerán con uno hasta el final de los tiempos.

Jamás una historia será contada como si fuera la única.

Lectura recomendada: Meridiano de Sangre, Cormac McCarthy
Música recomendada: Ahab, Allen Thompson Band, Ennio Morriconne…
Filmografía recomendada: John Ford, Sergio Leone, Sam Peckimpah…

  • Fotografías:

contentmap_plugin
Volver